Categorías

12 de julio de 2024

revistaalmas.com

Lee desde otra perspectiva

San Salvador, una ciudad que no detiene su andar (2da. parte)

Cada espacio sansalvadoreño nos regala su encanto

Cuando visitamos la ciudad de San Salvador, habíamos optado por concurrir al Museo del Arroz, y al Museo de la Estación, dos instituciones que brindan información significativa sobre la localidad, su pasado y su presente.

Plaza 25 de Mayo, el corazón de San Salvador, un gran espacio verde con numerosas plantaciones, que contiene el monumento al General José de San Martín.

En la entrega anterior, priorizamos el material que con mucho entusiasmo nos ofreció el Museo del Arroz, y todo lo vinculado con la producción e industrialización de este cereal; además de aspectos inherentes a la fundación de San Salvador y sucesos históricos de la región.

En esta publicación, nos dedicaremos a todo lo que nos proporcionó el Museo de la Estación; y a presentar otras entidades que desempeñan roles importantísimos en la localidad.

Museo de la Estación, allí vamos en busca de un tiempo que dejó huellas imborrables en el alma de cada pueblo, de cada rincón por donde el tren pasó.

El Sr. Juan Gibert es quien está a cargo del Museo de la Estación. Gentilmente, en esta oportunidad, nos recibió la Sra. Catalina Sotelo, y con gran amabilidad, nos habló de lo que allí se exhibe.

“Camino tus andenes… desiertos… solitarios. Vienen a mi memoria tus tiempos de esplendor mirando aquel cartel de hierro y letras blancas que recuerda, que sos… SAN SALVADOR”. (Carlos Gilberto).

Habíamos anticipado que uno de los factores del progreso de la ciudad había sido la presencia del ferrocarril, nuevas posibilidades fueron surgiendo con la inauguración del ramal Villaguay-San Salvador- Concordia, en el año 1902. El tren facilitaba la comunicación, unía pueblos, había resuelto el problema del traslado de personas, de mercancías y de producciones diversas.

“Y avanza el tren humeante, rodando acompasado
Por la verde llanura entre suaves colinas,
Ríos y montes agrestes, sobre rieles camina
Llevando almas y sueños rumbo al pueblo añorado”.
 

(Rosa Mauric)

Museo de la Estación, funciona en la localidad desde el año 2010, con una amplia recopilación de la historia ferroviaria de la región.

Tres salas conforman la entidad que propone conocer todo lo inherente a la gloriosa época del paso del tren, de un tiempo que fue gestor de tantas historias, en un mundo ferroviario de arribos y partidas, de alegrías y tristezas, de conexión entre ciudades, poblados, puestos y apeaderos. Han pasado los años y solo el recuerdo permanece, pero providencialmente han quedado las estaciones, colmadas de relatos de su gente, y hoy, los museos, para que todo esto no se vaya del todo, para que la memoria prodigiosa de quienes lo vivieron, puedan transmitirlo, siempre.

Nuestra Señora de Luján, entre sus patronazgos, es Patrona de los Ferrocarriles Argentinos, desde el año 1948, declarada por el Poder Ejecutivo Nacional; de ahí su presencia en las estaciones de trenes de nuestro país.

Pudimos descubrir una enorme cantidad de objetos del sector ferroviario, de información sobre su gente, de su vida laboral que ahí había transcurrido, escritos, recuerdos, obras de arte. Elegimos algunas imágenes para que puedan apreciar nuestros lectores.

Al amanecer o al atardecer, las luces que a la distancia indicaban la proximidad de esa máquina gigante, que con emoción y ansiedad la veíamos cerca, cuando aún estaba muy lejos.

“Yo vi bajar tus señales
Yo vi el farol y al cambista
Con afán de equilibrista
Sobre tus rieles mojados,
Yo vi hamacarse colgada
La barra del vía libre
En un arito de mimbre
Que ansiosa al tren esperaba”.

 
(Alfredo Raúl Johannas)

El farol inglés, típico objeto de señalización ferroviaria.
Antiguo teléfono de control, con base de magneto, entre tantos instrumentos que permitían la comunicación entre las distintas estaciones.
Sello que se utilizaba para consignar la fecha de los boletos que se adquirían en oficinas de la estación.
El viejo molinete de madera, que permitía el acceso a la estación, y se había convertido en el grandioso juguete durante nuestra infancia.

“Adiós máquina a vapor
Adiós viejo molinete
Y el silbato con falsete
De su estridente motor…”

 
(Orlando Legarreta)

“… ya no se ve por la vía ir caminando un linyera; y la vieja sala de espera, duerme su lenta agonía”. (Orlando Legarreta).

Descubrir el pasado a través de los juegos

En el predio de la estación, el “Parque Ferrocarril”, un parque temático ambientado, con una máquina en el centro, para que los niños que se acerquen a los juegos puedan conocer este medio de transporte que tantas satisfacciones dejó a la población.

Parque Ferrocarril, las vías y una máquina con el nombre de la localidad.

Santa Teresita del Niño Jesús, lo religioso y lo artístico en su espacio sagrado

Parroquia “Santa Teresita del Niño Jesús”. La comunidad celebra el Día de su Santa Patrona el 03 de octubre de cada año.

Desde su fundación, San Salvador determinó la necesidad de contar con un espacio de recogimiento y oración. Durante la toma de decisiones y todo el proceso de edificación de la iglesia, los sacramentos se suministraban en la Capilla “El Salvador”.

El 05 de julio de 1931 fue colocada la Piedra Fundamental de la entonces capilla, bajo la advocación de Santa Teresita del Niño Jesús. Fue designada Parroquia el 14 de diciembre de 1936. Muchos años pasaron hasta la colocación de la cúpula, que se efectuó recién en el año 1977.

Santa Teresa del Niño Jesús nació en la ciudad francesa de Alençon, en 1873. Murió en 1897, y en 1925 el Papa Pío XI la canonizó, y la proclamaría después patrona universal de las misiones.

Posibilidades de formación académica en jóvenes y adultos

Sobre la educación, solo puedo decir que es el tema más importante en que nosotros, como pueblo, debemos involucrarnos”.
 
(Abraham Lincoln)

La educación sansalvadoreña brinda alternativas varias, a través de sus instituciones, a niños, adolescentes, jóvenes y adultos. En esta ocasión pudimos conectarnos con dos escuelas secundarias de la ciudad, por medio de sus directivos, quienes nos recibieron cordialmente, y en sus expresiones reflejaron el enorme compromiso con que desempeñan sus roles.

Escuela de Educación Técnica N°  45 “Félix Bourren Meyer”

Dialogamos con el Rector de la Escuela de Educación Técnica N° 45 “Félix Bourren Meyer”, Profesor Martín Galeano, quien nos manifestó que la institución se había levantado como fruto del esfuerzo y perseverancia del Centro de Talleristas de San Salvador, que logró que el 05 de mayo de 1985 abriera sus puertas a la comunidad.

            Cuenta hoy la escuela con una matrícula de 600 estudiantes aproximadamente, quienes tienen la opción de elegir entre las dos especialidades que la escuela les ofrece: Maestro Mayor de Obras, y Técnico Mecánico Electricista.

            Ha conseguido la Escuela Técnica de San Salvador un lugar destacado dentro de la comunidad, y del sector agro-industrial, por medio de su compromiso permanente por la educación de futuros profesionales.

Escuela de Educación Técnica N° 45, cuenta hoy con edificio propio, ubicado en Tte. Gutiérrez 452. En sus inicios, funcionó en el local escolar de la Escuela Secundaria N° 2 “Francisco Ramírez”.

Escuela Secundaria N° 2 “Francisco Ramírez”

En esta ocasión, pudimos conversar con la Vicerrectora de la Escuela Secundaria N° 2 “Francisco Ramírez”, Profesora Sandra Duarte, quien nos refirió que la institución fue creada el 04 de abril de 1960.

Cuenta actualmente con 850 estudiantes, distribuidos en Ciclo Orientado -en el turno mañana-, Ciclo Básico -en el turno tarde-, y anexo ESJA (Escuela Secundaria de Jóvenes y Adultos) -en el turno noche-.

Tres son las orientaciones que ofrece la escuela a sus alumnos: Economía y Administración (una división); Ciencias Sociales y Humanidades (una división); Ciencias Naturales (dos divisiones).

Escuela “Francisco Ramírez”, ubicada en Urquiza N° 150, pertenece actualmente al gobierno de la provincia de Entre Ríos; en sus principios fue de gestión privada.

“A San Salvador”, tributo de su hijo, Lucio Albirosa

Lucio Albirosa, por estos días presenta su obra “Un niño nos habita”. (Fuente: https://www.7paginas.com.ar/2024/06/el-reconocido-poeta-y-escritor-lucio.html)

Lucio Albirosa, poeta, escritor, gestor cultural, nacido en San Salvador en el año 1982; reside actualmente en Mendoza. Ha obtenido diversos premios y reconocimientos en su carrera. Ha regresado a su ciudad natal por presentaciones, charlas; talleres en escuelas con el fin de promover el hábito de la lectura en niños, jóvenes y adultos.

Elegimos el bellísimo poema “A San Salvador”, en el que puntillosamente describe cada paso del proceso de producción del arroz, e incorpora en cada verso al labrador, al colono, al fundador, e invoca a su pueblo a continuar arrojando semillas en el surco.

A San Salvador (Entre Ríos)

Entre la verde espesura de la meseta

te hallo, pueblo grande y querido,

para dejar en el negro de tus surcos

un profundo cariño más que definido…

Mientras el polvo de tu arada tierra,

como ave, elevase al cielo tras el barbecho,

en puño de salutación voy escribiendo

versos desprendidos de pluma y pecho.

La umbilical fertilidad de tus campos

asigna frutos y creces al progreso,

te riega un manantial de claros anhelos,

a tus espigas el viento cubre de besos.

Las raíces de tus hijos gringos, colonos y peones

van dejando un libamen de entrega y sudor

al plantarse cada semilla vuelta diadema

de tus arrozales, San Salvador.

En cada grano una ambigua esperanza,

en cada cosecha una noble ilusión,

en cada año un nuevo pilar de sueños

tras sacrificada luz de labor;

tus molinos yacen colmados

por virtud de trabajo dedicado y amor,

las letras que forman tu nombre

desbordan plenas y júbilas de emoción.

Tu amarilla mies, la gran ostentada

e iluminada por el augusto sol,

aguarda la vastagonal acción de trilla

enlaurelada y altiva del cosechador .

El madrigal de tordos eufóricos, en trinos,

al son del atardecer ya te canta

y en el silencio de bucólicas noches

Miguel Malarín por tus calles anda,

sigiloso, buscando páginas de vida pasada;

recordando nombres en su fundadora memoria,

agasajando a los pilares laboriosos

que en tu suelo dibujaron tamaña historia.

Ya las taipas dormirán junto a tu descanso

al cesar cada común y diaria jornada,

y allí; en tu benévolo lecho, comenzarás

a estibar bolsas de repleta añoranza.

Sigue pueblo entrerriano plantando

y cosechando entre huestes de vigor,

este poema alaba y venera cada semilla

de tus arrozales, San Salvador.

Lucio Albirosa 

                                  (Fuente: https://poetadelasletras.blogspot.com/?fbclid)

San Salvador, una porción de tierra entrerriana digna de conocer y disfrutar

La belleza natural, la visión y osadía de Bourren Meyer y la constancia de quienes siguieron el camino, la presencia de inmigrantes que no redujeron esfuerzos, las proezas de aquellos héroes que batallaron en Arroyo Grande, el empuje de emprendedores y soñadores, la labor incansable de quienes conservan y difunden la cultura, la creatividad de los artistas, la tenacidad de las instituciones, la amabilidad y gentileza de los sansalvadoreños, han hecho grande a esta ciudad, digna de un gran reconocimiento, gracias a la apuesta y al aporte de todos.

Agradecimientos: Al Responsable de Cultura y Turismo, Sr. Leonardo Avancini; al Responsable de Museos, Sr. Juan Gibert; a la Sra. Catalina Sotelo, del Museo de la Estación; al Profesor Martín Galeano, Rector de la Escuela de Educación Técnica N° 45 “Félix Bourren Meyer”; a la Profesora Sandra Duarte, Vicerrectora de la Escuela Secundaria N° 2 “Francisco Ramírez”, a la Profesora Silvia Lacuadra, docente de la institución; a la Profesora Patricia Lacuadra; y a todas las personas que nos acompañaron durante nuestro trabajo sobre la ciudad.

Texto y fotografías: Prof. Nélida Claudina Delfín