Categorías

20 de abril de 2024

revistaalmas.com

Lee desde otra perspectiva

Entre Ríos, su paisaje y su gente en la poesía de María Luisa Zaffaroni

“Siempre hay una estrella en el horizonte”

De cuna uruguayense, María Luisa Zaffaroni había nacido en 1916, docente, escritora, investigadora, transitó las aulas de varias escuelas de la zona durante más de treinta años.

Monumento a las manos”, obra escultórica compuesta por la imagen de la Patria, con antorcha y cadena en sus manos, transitando el mapa de nuestro país. Monumento emblemático de “la Histórica” Concepción de Uruguay, cuna de María Luisa Zaffaroni, ubicado en el Parque Costanera Norte “La Salamanca”. Su autor es el artista Andrés Mirwaldt.

Su pluma se manifiesta en el género literario, con producciones en prosa y en verso; y en el periodístico, a través de artículos para diarios de su ciudad, y textos para programas radiales.

María Luisa Zaffaroni, en la presentación de una de sus obras, junto a los autores Luis Alberto Salvarezza y Domitila Rodríguez. (Fuente: “El miércoles Comunicación y Cultura”. Cooperativa Ltda. Concepción del Uruguay).

En investigación, se dedicó en particular a indagar los principios federales a los cuales adhirió Francisco Ramírez y, como fruto de su tarea investigativa, efectuó varias publicaciones, las que hicieron que se la reconociera como “ramiriana por estirpe”. Llegó a ser Presidente del Instituto Ramiriano de Estudios Históricos y bajo esa función efectuó varias disertaciones, una de ellas en el Salón de los Pasos Perdidos del Congreso de la Nación.

“Nada pudo oponerse a su Ideal. Nada hubo que detenga su marcha…”
 
(María Luisa Zaffaroni, “General Francisco Ramírez”.)

Recordemos que Francisco Ramírez, el “Supremo Entrerriano”, uruguayense también, había tomado las armas a partir de la Revolución de Mayo, y recorrió intensamente un camino de luchas contra el centralismo porteño, al igual que tantos caudillos del interior del país.

Colonia Ayuí. Imagen del Supremo Entrerriano, ubicada a partir del Bicentenario de la Creación de la República de Entre Ríos en 1820, al igual que en varias plazas de la provincia.

Varios escritores entrerrianos han llenado sus páginas con la vida, el accionar, los gritos de rebeldía, y los amores de Ramírez. Entre ellos, el uruguayense Héctor Deut, el paranaense Guillermo Saraví, el talense Martiniano Leguizamón, el gualeyo Leoncio Gianello.

En esta temática, se destaca el libro de María Luisa, “Los cuatro amores del Gral. Francisco Ramírez”. Presenta en esta obra a la Delfina, compañera inseparable del caudillo, que lo vio morir cuando él en una de sus batallas, fue alcanzado y herido de muerte por tropas enemigas. Los pocos soldados leales que le quedaban la auxiliaron y la llevaron a Concepción del Uruguay, donde falleció dieciocho años más tarde.

Francisco Ramírez y La Delfina, su fiel compañera en tiempos de guerra. (Fuente: aulaaustral.com.ar)

Si bien María Luisa Zaffaroni falleció en el año 2009, aún hoy en redes sociales descubrimos expresiones de reconocimiento hacia su labor y hacia su personalidad, ya que una voluntad inquebrantable y una grandiosa pasión por todo lo que hacía han logrado que su figura trascienda en el tiempo. Con cierto enternecimiento encontramos palabras de alguien que enaltece su vocación de maestra, evocando que como maestra particular, de forma incondicional ayudaba a varios niños desde su casa.

Nos enfocamos en su producción poética, que es vasta, pero haremos hincapié en algunos de sus versos. Entre sus temas puntualiza la geografía entrerriana en todas sus dimensiones, ríos, vegetación, inclemencias del tiempo, majestuosamente descriptos en su obra, como así también sucesos históricos, individuos que por sus acciones han dejado una huella indeleble en nuestro país, personajes de la vida cotidiana y, como no podía ser de otro modo, la temática del amor y todas las sensaciones humanas.

“Así, sensible, audaz, segura, entre ensueños y certezas nos entrega esta música de sostenida actitud celebratoria” (Luis Alberto Salvarezza. Concepción del Uruguay, año 2008).

Quizás sea “Entre Ríos” el poema que en mayor medida fusione la geografía y la historia de nuestra provincia, los accidentes geográficos que la embellecen con los sueños e ideales de quienes la engrandecieron, en particular cuando comenzaban a escribirse las primeras páginas del libro de esta imponente provincia.

Un poema que enumera sin descuidos los elementos que conforman la identidad entrerriana, que comienza con la cita de Jorge Martí, que recorre toda la geografía de la provincia, que rinde homenaje a los hacedores de la historia, y que culmina con los valores que nos marcan el camino.
Colonia Ayuí. “El Uruguay de zorzales…”

Dos temas se entrelazan en el soneto “El Palmar”. Por un lado, la descripción de este tesoro provincial, una población de palmeras que lucen junto al río Uruguay, que constituye uno de los legados más preciados de la naturaleza; por otro, la exaltación de actitudes humanas, que Zaffaroni aconseja al lector adoptar, y que las nombra al establecer una comparación con la fortaleza y rectitud de estas plantas.

Una sucesión de vocablos que la autora despliega para caracterizar el reino vegetal, y los imperativos que reflejan el mensaje que ella intenta transmitir al lector.
Palmar de Colón, dentro del Parque Nacional, situado en el Km 198 de la Autovía Nacional Artigas, a 49 km de Colón, ciudad cabecera del departamento, en un territorio de 8500 hectáreas.

Sumamos a esta presentación de la obra poética de María Luisa Zaffaroni el poema “Ayer”, donde nos muestra en una primera parte cada etapa transcurrida, con todas las batallas que la vida le presentó; y una segunda, en la que todo aquello parece haberse transformado en dulces recuerdos, en lecciones que debió aprender, en dicha y, sobre todo, en integridad.

Verbos en pretérito y verbos en presente para una determinación exacta de cada tiempo, uno mucho más activo, de tomar decisiones, de aferrarse a la fe, y otro más calmo, reflexivo de todo lo vivido antes.

“… y ver pasar la vida, con la felicidad de no haber vivido en vano”.
 
(María Luisa Zaffaroni, “Racconto”).

“He implorado con Fe”, un verso del poema “Ayer”, en el que sintetiza lo vivido, con satisfacción y, a la vez, con serenidad. (Parroquia San José, Dpto. Colón).

“No dejes que mueran tus sueños”, al igual que los poemas, anteriores, María Luisa Zaffaroni genera un vínculo entre los elementos paisajísticos, y los valores humanos, entre ellos la templanza, el coraje, la perseverancia, que constituyen la brújula que marca el rumbo a la persona, una persona que es artífice de su voluntad, de sus actos y que vislumbra en el camino, en forma constante, sueños y proyectos.

El hombre, definido en una magnífica enumeración. Manantial, por todo lo que hace brotar; río, por lo que deja fluir; ala, por el vuelo, sinónimo de los sueños; camino, por todo su peregrinar; ensueño, por las ilusiones.
“Ala”, “aves”, entre los elementos que definen al ser humano en la poesía de María Luisa.

En este recorrido por la obra de autores particularmente de nuestra zona, quisimos dedicar un espacio a María Luisa Zaffaroni, quien desde su amada Concepción del Uruguay, apodada “la Histórica”, por los hechos más significativos de la provincia allí ocurridos, nos hizo con su producción transitar un pedazo de esa historia, nos reveló poéticamente su geografía, nos motivó a seguir descubriendo la vida a través de la lectura, del estudio, del conocimiento y de la crítica, nos dejó, en definitiva, un legado que en nosotros, sus lectores, permanece.

“Mi ánimo no está para amarrar el barco y esperar en la orilla. Siempre hay una Estrella en el horizonte”.
 
(María Luisa Zaffaroni.)

Agradecimientos: A Paula Conde Martin, por su colaboración con material fotográfico.

Texto y fotografías: Prof. Nélida Claudina Delfín