Categorías

23 de febrero de 2024

revistaalmas.com

Lee desde otra perspectiva

Junto a la fruta madura, placer y aprendizaje

Vendimia de Entre Ríos, una experiencia enriquecedora que ennoblece a la localidad de La Criolla.
Una imagen de la fruta madura nos da la bienvenida a la Vendimia de Entre Ríos, una magnífica práctica para llevar a cabo.

Habíamos visitado la Finca Fénix en la localidad de La Criolla hacia fines de agosto de 2023, cuando apenas asomaban los primeros brotes de la siembra de ese año. Y en este febrero, cuando ya las uvas están a punto para la cosecha, concurrimos nuevamente. Esta vez para participar en la Vendimia de Entre Ríos, una marca registrada, un proyecto enoturístico, es decir, el turismo vinculado con el vino, único en nuestra provincia, que amerita ser vivenciado.

“La vida te devolverá lo que siembras…”
 

Se trata de un recorrido por lugares donde se cultiva la vid y se realiza también la degustación de vinos. Un exitoso evento que se desarrolla desde el año 2018.

“El fruto del trabajo es el mejor de los placeres”. (Marqués de Vauvenargues)

Flavia Rigoni, miembro de esta empresa familiar, es la responsable de este proyecto y quien efectúa la visita guiada dentro de la finca. Con su característica amabilidad, nos recibe y nos introduce en el maravilloso mundo de la producción de vid y elaboración de vinos.

Flavia Rigoni, Contadora, empresaria, responsable de Vendimia de Entre Ríos, con claridad, convicción, y pasión, expone todo lo inherente a este exitoso emprendimiento familiar.

En su presentación, nos realiza en primer lugar una referencia histórica sobre el cultivo de viñedos en la provincia de Entre Ríos, la recuperación de esta actividad productiva con la que se relaciona el nombre de la finca, por la actitud siempre resiliente, como el mitológico Ave Fénix. Inmediatamente nos puntualiza en su exposición todo lo inherente al proceso vitivinícola actual que, en el caso de este emprendimiento familiar, comienza en el año 2013. Y las características del suelo, de las cepas a sembrar, de los métodos de conducción de las plantas, del sistema de riego.

“Nunca olvides que hasta el árbol más alto, un día fue semilla”.

Método de conducción “lira”, basado en una estructura de espaldera doble en forma de V, con postes inclinados. De forma similar al instrumento musical.

Todo esto nos había explicado Flavia en la visita del mes de agosto y, como nosotros lo habíamos consignado en esa nota, le sugerimos al lector, si así lo desea, que se remita a la nota del día 03 de septiembre de 2023.

            Mientras íbamos observando las variedades de uvas, nos contaba Flavia los distintos tipos de vinos que se elaboran: Tannat, Merlot y Marselan, en tintos; un vino espumante producido con uvas Moscatel de Alejandría y uvas Chardonnay; y un vino blanco, también con uvas Moscatel.

Dos variedades de uvas, Moscatel y Chardonnay, dan vida a este vino espumante, burbujeante, una delicia para degustar. (Imagen cedida gentilmente por Finca Fénix).

Tuvimos la posibilidad de cosechar uvas, a partir de las explicaciones que la joven nos daba respecto del corte de los racimos. Hasta aquí, la dimensión educativa; pero como el evento fusiona un aspecto educativo con un aspecto lúdico, la otra actividad que se nos propuso fue la pisada de uvas, que no todos concretamos; sin embargo, las personas que lo hicieron, la describieron como una “excelente experiencia”, “terapéutica”, “agradable y divertida”.

Dos niñas que participan en Vendimia de Entre Ríos inician el corte de racimos, con toda su energía, y con la magia que ese instante provoca.

“En todas las cosas de la naturaleza hay algo maravilloso”.

(Aristóteles)

La pisada de uvas, un momento lúdico, y a su vez, un rito que nos conecta con la tierra que nos alimenta.

El último paso de esta enriquecedora experiencia fue la degustación de los vinos, en todas sus varietales. Allí pudimos apreciar el color, el aroma y el sabor de cada uno de ellos. A esta prueba sumó la entidad una picada tradicional compuesta por quesos, fiambres y frutos de la región.

La clásica picada, una tabla de fiambres y quesos regionales, acompañados de uvas y frutos secos, y como marco de fondo, una naturaleza en plenitud.

En particular para los niños, y también para los adultos que quisiéramos probar, nos ofrecieron un exquisito jugo de uvas, fresco, dulce, con la fragancia incomparable de la fruta madura, apta también para este manjar.

La pureza y frescura de un jugo de uvas, especialmente indicado para acompañar la típica picada.

Cabe reiterar, porque ya lo habíamos mencionado en el artículo anterior, que Finca Fénix obtuvo en este tiempo diferentes premios a nivel nacional e internacional, por la calidad y exquisitez de sus vinos “329”.

“Un emprendedor es aquel que tiene una

visión de algo y un deseo de crear”.

(David Karp)

Este número en la zona tiene un valor significativo para su identidad, pues se trata de la cifra que reconoce al apeadero del Ferrocarril General Urquiza, cuyos trenes durante muchos años transitaron el lugar, y fue incorporado a la red ferroviaria de nuestra provincia.

Apeadero 329, un tesoro que cada uno guarda en su alma. Historia, cultura, odisea; identidad lugareña, que generosamente brinda su nombre al vino que la empresa elabora.

Queremos recordar que Finca Fénix posee una página web: www.fincafenix.online. En ella podemos encontrar su historia, el ciclo vegetativo de la vid, con una exhaustiva descripción de cada paso, varietales de vinos, y una tienda on line, con la posibilidad de adquirir a través de ese medio los productos; además de toda la información sobre los eventos que planifica la empresa, como visitas guiadas con degustaciones, y este exclusivo evento de Vendimia de Entre Ríos, que se efectúa entre fines de enero y principios de febrero de cada año, cuando la fruta está a punto para la cosecha.

La locomotora ilustra el folleto de Finca Fénix, como si transitara aún, con su ritmo inconfundible, hacia pueblos y parajes añorados.

Gentilmente, la familia Rigoni nos obsequió a cada uno las uvas que habíamos cosechado, y aquí, la enorme satisfacción de recibir “el fruto de nuestra tarea”, como habitualmente decimos.

Las uvas que esa tarde tuvimos la oportunidad de cosechar, y la generosidad de la familia Rigoni de otorgárnoslas.

Gratitud infinita a Flavia Rigoni, a su mamá Antonia, que con enorme dedicación participa también en la organización del evento y en la atención a los visitantes, y a los demás miembros de la familia. Una familia que ha logrado concretar, dentro de los planes de la empresa, Vendimia de Entre Ríos, que va tras un gran objetivo, compartir, lo que el paisaje nos regala, lo que un gran grupo humano realiza, los frutos de ese trabajo.

“Individualmente, somos una gota. Juntos, formamos un océano”.

(Ryunosuke Satoro)

En Finca Fénix, cada uno contribuye, con sus conocimientos y experiencias; con un enorme compromiso en beneficio de este valioso emprendimiento, para la localidad de La Criolla y la zona, y para una vasta extensión de nuestra provincia, y de otras provincias del país.

“¡La vida comienza tantas veces…!”

Nos retiramos con la enorme satisfacción de haber participado en esta práctica,  en la que disfrutamos el hecho de cosechar uvas y consumir algunas inmediatamente, como cuando en nuestra niñez hacíamos lo mismo en la zona con mandarinas. ¡Nada más delicioso que la mandarina recién arrancada de la planta! Y volvimos, después de tantos años, a vivir una experiencia similar con las uvas, una vivencia que nos produjo esa sensación tan peculiar de conectarnos con la naturaleza, y con los frutos del esfuerzo humano.

Texto y fotografías: Prof. Nélida Claudina Delfín