Categorías

3 de diciembre de 2022

revistaalmas.com

Lee desde otra perspectiva

Dos claves del cerebro emocional para despertar el deseo de leer

Dice el médico Francisco Mora, en su libro: NEUROEDUCACIÓN. Solo se puede aprender aquello que se ama; que la emoción es esa energía codificada en la actividad de ciertos circuitos del cerebro que nos mantiene vivos. Sin la emoción, sin esa energía base, nos encontraríamos deprimidos, apagados. Alguien con una emoción apagada no podría ver y darse cuenta ni siquiera de un elefante que pasase junto a él. Y esa emoción puede apagarse por muchas y variadas circunstancias en el niño o el adolescente, o en cualquiera que vive en sociedad. Cuando tal apagón ocurre en el niño, sus consecuencias para la vida en el colegio, para aprender y memorizar, son obviamente muy negativas.

Qué significa leer

La lectura es una actividad que consiste en interpretar y descifrar, mediante la vista, el valor fónico de una serie de signos escritos, ya sea mentalmente (en silencio) o en voz alta (en forma oral). Esta actividad está caracterizada por la traducción de símbolos o letras, en palabras y frases dotadas de significado, una vez descifrado el símbolo se pasa a reproducirlo.

Las dos improntas claves del cerebro emocional a la hora de sentir el deseo de leer

Los significados están íntimamente relacionados con aspectos emocionales.  “Dos «improntas» claves del «cerebro emocional» a toda la información que procesa es el despertar de la curiosidad y, tras ella, el proceso de la atención. Este último incluye a las palabras: de ahí que ya podamos entrever que sin emoción no podríamos leer propiamente ningún libro, pues lo que nos lleva a la lectura, y nos mantiene en ella, es esa curiosidad, ese «chispazo emocional» (Mora 2017).

¿Cuándo se presta atención?

Se presta atención a todo aquello que representa estímulos nuevos, diferentes, que sobresalen del entorno y rompen la monotonía haciendo con ello al individuo consciente de lo que lo rodea. Precisamente por eso es con la atención encendida como se puede ser verdaderamente consciente de lo que se lee. Es con la atención como se aprende y memoriza y se crea conocimiento. Hoy conocemos parte importante de los sustratos cerebrales de estos procesos (Mora 2008, 2017).

Y algo más sobre la curiosidad y la atención.

El ser humano es en su esencia un «ser curioso» que explora casi todo lo que está a su alcance y lo hace a lo largo de toda la vida, desde muy pronto en la niñez hasta la misma vejez. Pero, además, el ser humano, con su poderoso pensamiento, empujado por la curiosidad, va más allá de la inmediatez de lo que lo rodea, y procede a investigar aquello que se encuentra lejos, aun sabiendo que probablemente nunca lo llegará a conocer.  Algunas de esas cuestiones que llaman su atención tienen que ver con el comportamiento humano.

¿Por qué atrapa la atención el perfil psicológico de un personaje?.

La psicología dentro de la literatura nos permite entender la conducta humana. Siempre despierta un gran interés emocional todo lo relacionado con los comportamientos del ser humano en infinidad de situaciones.  Hay en toda obra literaria, desde los cuentos infantiles, un perfil psicológico de los personajes.  Las respuestas que durante el desarrollo de la trama dan estos personajes proporcionan una cantidad de datos a través de los cuales se pueden comprender las causas y motivaciones de las distintas formas de pensar, de sentir y de entender el mundo que tienen los seres humanos.

El autor que padres y docentes deberían conocer

Francisco Mora quien ha alternado su labor como docente —es, además de doctor en Medicina y Neurociencia, catedrático de Fisiología en la Universidad Complutense de Madrid, tanto en sus conferencias ( que se las puede ver por YouTube) como en sus artículos y libros se centra sobre todo en el funcionamiento del cerebro, en cómo aprendemos y la influencia que tienen las emociones en este proceso.