Categorías

24 de mayo de 2024

revistaalmas.com

Lee desde otra perspectiva

Vivir un viaje de 4700 km en moto

Dice Defín Luna, “La motocicleta es la forma perfecta para encontrarte a ti mismo; para recordar quién eres y quién quieres ser. En dos ruedas puedes perseguir tus sueños. El mundo es tuyo para tomarlo. Así que acelera su motor y avanza hacia la puesta de sol. Encuentra aventura y emoción. Eso es vivir la vida al máximo, porque, en moto, realmente eres libre.

Cómo surge la idea

Federico Galarte nos cuenta que “la idea surgió con David, un amigo, aproximadamente durante el mes de marzo, se fueron tirando ideas y con el tiempo se sumaron los chicos de Bs As. Así se le fue dando forma al proyecto.  Finalmente, durante la segunda quincena de septiembre, pudo hacerse realidad”.

Dos jóvenes de Concordia y tres de Buenos Aires emprendieron la aventura.

La conformación final del grupo

El grupo que realizó el viaje fue integrado por 5 personas, 2 de Concordia y 3 de Buenos Aires. Las edades del grupo se encuentran entre los 20 y los 40 años. (Específicamente  26, 33, 32, 37 y 40).

Los preparativos

“Previo al viaje tuvimos un par de reuniones virtuales y posteriormente el grupo de Bs As, viajó dos veces. El primer encuentro presencial fue en un “punto intermedio”: Gualeguaychú, y el segundo fue en Concordia donde ultimamos los detalles para realizar el viaje.

Los miedos

“Previo al viaje, los chicos con menos o nula experiencia en viajes largos se hacían varias preguntas, pero con la ayuda de uno de los chicos del grupo, quien realizó varios viajes a lo largo de nuestro país, las dudas fueron siendo despejadas poco a poco.”

Los costos

“Por suerte todos los chicos del grupo ya contaban con el dinero para poder afrontar los gastos de viaje. El presupuesto total fue de 322 dólares, en el que se incluyó alojamiento, comida y combustible. En cuanto a las reservas de alojamiento, algunos destinos ya lo teníamos reservados de ante mano desde Concordia. Pero para resto de los lugares, varias veces hicimos las búsquedas de alojamiento en el lugar mismo, mediante las diferentes aplicaciones con Booking,  Trivago o en los grupos de viajeros de la plataforma de Facebook.  En esta ocasión no hicimos noche en ningún camping, debido a que no contábamos con elementos mínimos para poder hacerlo.”

Cómo se decidió el destino

En relación a los lugares a recorrer, los coordinamos entre todos los muchachos del grupo, y rápidamente nos pusimos de acuerdo. La mayoría no conocía casi nada o nada del norte, así que cada destino era un lugar nuevo para conocer.

Los 4700 km. recorridos desde Concordia hasta Iruya, Jujuy

Las diferentes cilindradas de las motos no impidió disfrutar del viaje

Si bien el estilo de motos del grupo no son las más aptas para hacer caminos de ripio, que fueron varios kilómetros, podemos decir que las máquinas se portaron de manera excelente a lo largo de la travesía.

La marca y la cilindrada de la moto es lo de menos, si se tienen las ganas y la convicción de realizar el viaje. Como grupo siempre viajamos a la velocidad de la moto de menor cilindrada. Teníamos una moto de 150cc, dos de 250cc, dos de 200cc y una de 400cc.

En mi caso particular, ya tenía varios viajes realizados dentro de la provincia y fuera también. Con este grupo en concreto fue el primer viaje que hicimos juntos.

Los descansos

De manera consensuada, las paradas para descansar eran cada 180 o 200 km de viaje. Pero no era de manera estricta que se mantenía esto, ya que íbamos comunicados entre sí mediante intercomunicadores conectados por  Bluetooth. De forma que, si hacía falta parar antes, no había problemas en hacerlo al costado de la ruta, sobre la banquina.

El momento complicado de la travesía

“Aproximadamente el 80% del viaje fue por asfalto y el 20 restante por ripio/tierra suelta, suelo bastante duro, por cierto. El momento más difícil del viaje, fue sin dudas el tramo de la ruta 40, de 90 km de ripio, comprendido entre La Poma, un pueblo de 700 personas, y San Antonio de los Cobres. El ripio suelto sobre el camino era una constante que obligaba a estar en alerta en todo momento sobre la moto. En algunos tramos tuvimos que cruzar el río Calchaquí en varias oportunidades.

Lugares soñados

“Sin dudas, para mí, los lugares que más disfruté fueron, Tafi del Valle, Purmamarca, Tilcara, Humahuaca, Iruya y Salta capital. Estoy más que seguro de que en algún momento volveré a recorrer estos hermosos lugares, y en dos ruedas, por supuesto”.

Cómo explicar el placer de la aventura

La visión sobre la vida de cada integrante del grupo es otra, después de haber compartido semejante experiencia durante 15 días de travesía. Sin haber concluido este viaje, ya veníamos pensando cuál sería el próximo proyecto. Las sensaciones, el compartir la misma pasión de viajar en moto y con amigos, no tienen precio. Ya sea un viaje de 200 km o uno de casi 4700 km como hicimos en este último.  Como digo siempre,  el “rodar” con amigos es un viaje de ida sin retorno.

La pasión sin fin

La idea del grupo a futuro es poder hacer realidad el proyecto de llegar hasta Ushuaia, sabemos que la distancia es mucho mayor que la de este último viaje. Por consiguiente, la preparación del mismo llevará más tiempo,  no tenemos aún una fecha exacta de partida, pero sí sabemos que el viaje en total nos puede llevar aproximadamente unos 30 días como mínimo.

Texto y fotografías: Federico Galarte.

Loading